Descubrimiento

Pequeño instante el que nos sucede
En pocas gotas de rocío gravitando
En las ventanas empañadas por agosto
En el calor de saxofones balbuceando.

Esos segundos galopantes son tan nuestros
Pero se escurren entre dedos de una mano
Y los silencios por la ausencia de palabras
Se convirtieron en las notas de ese piano.

Y son las risas que hace un rato se abrazaban
Y son mis labios recorriendo tus lunares
Y es tu mirada cuando bebes de mi cuerpo
Es nuestro fuego que se funde entre la noche.