Soledad autodidacta

Por enésima vez, intentó imaginarse el otro lado del puente, pero el destello captó toda su atención. Varias luces se encendieron otra vez, así que en el calor de esa misma madrugada, preparó su mochila y partió.

Las ideas le llenaron la cabeza de dudas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s