2017

tumblr_pimshiBBNZ1sywf0oo1_12802.png
Foto: tumblr

Si podemos obviar el zigzagueante sonido de la calefacción central, en la oficina reinaba el silencio. La tenue luz de los alrededores era proveniente del sol, prácticamente en su totalidad.

Era un lunes caluroso, poco alejado de la rutina habitual; aquel silencio (que esta vez se entrecortaba con el sonido del teclado y de alguna sirena a lo lejos), anunciaba poco a poco la introducción a la dinámica semanal.

El sonido de los tacos caminando por el pasillo, las impresoras vomitando hojas de tamaño A4, los teléfonos con tonos desesperadamente parpadeantes, y las voces esas voces tan unidireccionales en conversaciones tan meticulosamente mezcladas de soberbia y simpatía.

 Estimado. Buenas noches.
Gritando mi agonía con la boca entrecerrada,
Con el pecho recargado de apretada libertad.
Procurando la etiqueta de salida de emergencia,
Con el tic-tac reflejado entre los ojos y el cristal.

Esposado por el cuello con la típica corbata,
Sobre rejas de segundos infinitos del reloj.
Con billetes rebosando el bolsillo de la izquierda.
Con la frente bien en alto, te comento que me voy.

Saludos.-
Alexdls

Palermo

Antes de las campanas de las cinco y media, se encontraba en su cama, apaciguado bajo el calor de su maltratada estufa.

Los sonidos que le rodeaban a esa hora de la tarde le llamaron la atención. Notó que cada uno de ellos era tan idiosincrásico y armónico al mismo tiempo.

El relato de un partido en la radio. Un lavarropas descompuesto por su pasado. Y entre su propia tos, escuchaba al atardecer erizándose en su arrogante y envejecida piel.-

12 segundos rojos

 Cerraste tus ojos,
Seguiste viajando.
Aún sigues vivo,
jamás fuiste herido,
pero estás sangrando.

Cortar lo pendiente,
Sin nada planeado.
Sagaz te creías,
Empezaste enseguida,
Terminaste agotado.

Tal vez aprendiste,
Quedaste callado.
Excusas querías,
Pero está sin vida,
Tienes que aceptarlo.

Te cortaste un diente,
Quisiste apurarlo.
Su fija mirada,
No decía nada,
Te dolió apretarlo.

Pero ya lo hiciste,
Y no te arrepientes.
La lluvia seguía,
Se cerraba el día,
Y ella ya no siente.

Tenías en mente,
Aunque sin razón.
Cordura perdida,
Su alma sin vida,
Helado Corazón.

Y aunque era bonita,
tan fría se quedó.
Como aquella noche,
La primera noche,
Cuando se apareció.

La querías tuya,
No esperaste más.
Y la conociste,
Un gran hombre fuiste,
Y congelada está.

Y estabas ardiente,
En tu primera vez.
Eran los dos y la luna,
Y se pasaban la una,
Y era sólo placer.

Pero lo aceptaste,
Se volvió un error.
Terror y lágrimas,
La Sábanas blancas,
Le decían adiós.

Y allí sola quedó,
Terminó la canción.
Jamás entendiste,
Por qué fue tan triste,
Una simple traición.

Largaste el gatillo,
Callado calibre.
Y después corriste,
Sirenas sentiste,
Te creíste libre.

Y allí sola murió,
Te dejó recuerdos.
No te despediste,
Aun no estabas triste,
Lastimaba el tiempo.

Cerraste tus ojos.
Cortar lo pendiente.
Tal vez aprendiste.
Te cortaste un diente.
Pero ya lo hiciste.
Tenías en mente.
Y aunque era bonita.
La querías tuya.
Y estabas ardiente.
Pero lo aceptaste.
Y allí sola quedó.
Largaste el gatillo.
Y allí sola murió.